Sus "beneficios sociales" (privados) a costa de nuestros derechos


El 1% y Asisa

 

Una docena de reuniones después, seguimos prácticamente en el mismo lugar en cuanto a la eventual subida salarial del 1%. La parte social no deja de presentar propuestas y la dirección bloquea la negociación. Hace unas semanas, CGT desenmascaró a Paloma Urgorri, quien se escudaba en que Hacienda ya había determinado que la subida en los salarios tenía que ser con los saltos de nivel incluidos en el cómputo del 1%. Pues bien, resulta que en respuesta a una consulta de esta sección sindical, la Dirección General de Costes de Personal negó que hubiera dado ninguna instrucción a RTVE. Desde entonces, la dirección todavía no ha hecho la correspondiente consulta formal.




 

Es una pelea difícil, pero necesaria. Porque más allá del porcentaje de subida en 2016, está en juego para siempre el concepto mismo de los saltos de nivel. No obstante, sin movilización será imposible defenderlo y peor aún, seguiremos perdiendo derechos.

Sin ir más lejos, los supuestos beneficios sociales que nos va a vender la empresa (y que algunos aplaudirán) son en realidad nuevos avances en la mercantilización de los servicios públicos con el favor del marco legal que han construido el PPSOE (y ahora también Cs) en sometimiento a la Europa del capital. Resulta que mientras que sobre el salario base es prácticamente imposible negociar, de la noche a la mañana se nos presentan opciones para aumentar la prima del seguro de salud privado

Asisa ha anunciado que no piensa renovar su contrato para 2017. La empresa, sin haber convocado a la comisión se seguimiento a pesar de la petición de la parte social hace meses por los problemas detectados, nos dice que ya tiene redactado un nuevo pliego “ajustado”, pero “a precios de mercado”. Con una aportación de cuatro euros más por trabajador al mes. Recordemos cómo se financia esta póliza, según nuestro convenio:    

Se dota el seguro colectivo de salud con una cantidad de 0,71 % de la cuenta de gastos 640.0 de retribuciones básicas de los presupuestos de CRTVE para cada ejercicio. En caso de que la cantidad dotada fuera insuficiente para cubrir la totalidad del seguro colectivo de salud, el exceso de gasto se minorará en la cuantía correspondiente del fondo de acción social.

Y recordemos también que en este II Convenio de grandes recortes, aquí al contrario hubo un suculento aumento, pues antes la cantidad era del 0,54%. Y mientras, la acción social cayendo en picado. Para CGT esto es profundamente insolidario. Como ya aprobamos en una asamblea de trabajadores en la plaza de Tirso de Molina cuando se negociaba este convenio, creemos que hay que celebrar un referéndum en la plantilla para decidir si queremos seguir pagando más de 3 millones de euros al año por este seguro o si queremos destinarlo a una caja común o fondo social autogestionado por la plantilla.

También ha encontrado la dirección fondos para acondicionar locales para guarderías licitadas a medida de la concesionaria. La única participación de la plantilla ha sido a través de una encuesta que en realidad era un estudio de mercado. Para colmo, la directora de RRHH se ha apuntado la 'maternidad' de la idea cuando en realidad ya está recogida en el Plan de Igualdad. En fin, esta vieja demanda de la plantilla parece que ve la luz en un proceso que apesta con la sola advertencia de CGT.

La mayoría parece encantada con el cheque guardería, el seguro médico privado y la rentabilidad del plan de pensiones: desde el jardín de infancia a la jubilación con la garantía de RTVE. Pero sin derechos universales, sin solidaridad y sin servicios públicos. Tampoco radiotelevisión pública.

Ah por cierto, en la última reunión el director general corporativo, Enrique Alejo, se presentó a decirnos que en septiembre reformulará el modelo de producción de RTVE y para recordarnos que el actual es insostenible. Volvió a clamar por una mayor “flexibilidad” laboral, avanzó que querría reducir el porcentaje de la masa salarial y hasta se permitió decirnos que cualquier eventual negociación se hará con la habitual “transparencia” por su parte. Qué vergüenza.

 

Gran Granga




 

Hace unos días, el Consejo de Administración aprobó la renovación de "Cuéntame", la serie más emblemática de TVE en lo que va de siglo. Cediendo al chantaje de la productora por la amenaza de pasarse a Antena 3, TVE pagará 2.800 € más por cada episodio. Multiplicado por 38 episodios son 106.400 € de más para Ganga. Y además la productora ve incremetado su beneficio industrial del 10% al 15% y el porcentaje sobre ventas del 40 al 60, cuando antes era al revés (la porción principal se la quedaba TVE… algo que ya era escandaloso).

Con el propietario y sus socios (los protagonistas de la serie) imputados por fraude fiscal en el caso Nummaria, resulta sorprendente que Ganga pueda seguir contratando con RTVE. Pero cuestiones artísticas y procesales aparte, lo peor es que no hay ninguna garantía de que TVE no siga siendo presuntamente estafada en las próximas temporadas de esta y de otras series. Según la auditoria interna de TVE sobre "Cuéntame", la corporación tiene un considerable descontrol sobre lo que nos factura la productora (en línea con lo denunciado por las auditorias del Tribunal de Cuentas sobre el resto de series de ficción) debido principalmente a:

1.- Falta de normativa clara sobre procedimientos de control de la actividad y facturación de las productoras.

2.- Falta de eficiencia en la labor de control por las producciones ejecutivas; puestos para los que no se requiere cualificación profesional alguna que no sea el nombramiento a dedo.

Si de verdad RTVE tiene interés en que no se repitan estas graves irregularidades, debería hacer pública esta auditoría, de la que de nuevo nos hemos enterado por filtraciones a la prensa. Si no, los responsables difícilmente van a poner en marcha las urgentes e imprescindibles medidas correctoras ni a depurar responsabilidades. CGT ya ha pedido formalmente que se pongan luz y taquígrafros en este caso. Y más allá, todo esto seguirá pasando mientras se siga con este modelo de producción por el que no podemos contratar personal pero sí a empresas que lo hagan por nosotros, teniendo estas empresas la sartén por el mango para fijar sus condiciones o amenazar con irse a la competencia si la serie tiene éxito.

Para rematar con los chanchullos de las productoras, tan escandalo es lo de Shine Iberia en Master Chef que la Comisión de la Competencia ha abierto expediente a RTVE por publicidad encubierta. La previsible sanción va de 100.000 a 500.000 euros. ¿Quién la va a pagar?

 

El CI, contra los toros

El último Comité Intercentros, con los votos a favor de todos los sindicatos salvo el SI, ha suscrito la queja de nuestros compañeros de Canarias por el retorno de las emisiones de corridas de toros en esa comunidad, con profundo desprecio a la cultura y la ley insular que impide no sólo la celebración de esos actos sino su retransmisión.

A iniciativa de CGT, el CI ha ido un paso más allá al solicitar que no se retransmitan corridas en todo el estado en horario de protección infantil, en cumplimiento del Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia firmado por RTVE y recogido en la Ley General Audiovisual (7/2010). Esta norma prohíbe también expresamente la emisión de “escenas de explícito contenido violento" de 6.00 a 22.00 horas.

 

CGT: transparencia, información, participación

DESCARGA AQUÍ LA HOJA EN PDF


Categorías Documento: 
Año: 
2016

Añadir nuevo comentario