OPINIÓN. TVE SIN PUBLICIDAD

TVE SIN PUBLICIDAD

La nueva financiación de la radio televisión pública

El Gobierno ha enviado al Congreso el Anteproyecto de Ley de Financiación de la Corporación de Radio Televisión Española. El objeto de la nueva ley es la eliminación de la publicidad comercial y de los espacios de televenta en RTVE. Es también intención del Gobierno que la Ley se apruebe de forma urgente, de tal manera que en el próximo otoño la televisión pública ya no emita “anuncios”.

El Anteproyecto contempla que para el bienio 2010 - 2011 el total de ingresos por todos los conceptos no superarán los 1.200 millones de euros:

  • 600 millones de euros de los Presupuestos Generales del Estado.
  • 320 millones de euros, el 80% de la tasa sobre reserva de dominio público radioeléctrico.
  • 280 millones de euros del 0,9% y del 3% del beneficio anual de los operadores de telecomunicaciones y de las televisiones privadas respectivamente, por la ampliación de los servicios de banda ancha fija y móvil y como consecuencia del impacto económico favorable de la no emisión de publicidad en TVE.
  • Los ingresos por los servicios, venta y comercialización de productos, siempre que no procedan de actividades de publicidad o televenta.

De esta manera la Ley permite que se garantice, con dinero público y estable, más del 75% del presupuesto de RTVE, hasta ahora era sólo del 50%. El objetivo de esta Ley no es el sostenimiento de la Corporación pública, sino dar viabilidad al sector audiovisual en su conjunto. Dar una salida económica a las televisiones privadas, entre ellas a las televisiones “amigas” del Gobierno del PSOE, en un momento en el que el mercado está en recesión, con el objetivo de pasarles la mayor parte de los ingresos que actualmente obtiene TVE por publicidad, que en 2008 fueron más de 557 millones de euros.

Aunque algunos opinan que la finalidad última de la medida del Gobierno es el sostenimiento del sector audiovisual a costa del sector de las telecomunicaciones.

A cambio de la eliminación de la publicidad comercial y de la “independencia económica” el Gobierno obliga a RTVE, entre otras cosas, a:

  • Emitir en franja de máxima audiencia al menos un 60% de contenidos elaborados por la industria audiovisual europea.
  • Incrementar un 20% la inversión en producción europea de largometrajes, cortos, documentales y animación.
  • Limitar al 10% del presupuesto anual (120 millones €) las compras de derechos de eventos deportivos de gran interés, excluidos los JJ. OO.
  • TVE no podrá emitir más de 70 películas de estreno al año en horario de máxima audiencia.

El Anteproyecto indica que se ha producido la independencia de RTVE; pues bien, a día de hoy, lo que ha ocurrido es que antes RTVE estaba controlada por el Gobierno de turno y ahora, oficialmente, lo está por los dos tercios de las Cortes Españolas; pero la realidad es que está bajo el control de los dos partidos mayoritarios, PSOE y PP, haciendo del Consejo de Administración de RTVE un parlamento en miniatura, con la participación complaciente de CC. OO y UGT.

Respecto a los controles profesionales a los que hace referencia el Anteproyecto, y que sólo se concretan en la creación de los Consejos de Informativos, la realidad es que el reglamento de funcionamiento de éstos, que aprobó el Consejo de Administración de RTVE, los reduce a órganos sin competencias reales, y no existen más órganos u otras formas de participación de los trabajadores en la radiotelevisión pública, siendo ésta otra asignatura pendiente de nuestra democracia de muy baja calidad: la democracia se queda en las puertas de los centros de trabajo, y en RTVE también.

Pero volvamos a la medida estrella del Anteproyecto de Ley. Bienvenida sea la eliminación de la publicidad en TVE, ya no habrá excusa para realizar y emitir telebasura, ya no habrá que competir por conseguir audiencia para luego vender espacios de la programación a los anunciantes, y tampoco tendremos que aguantar cortes durante la emisión de los programas para que nos vendan aquello que en ese momento no hemos solicitado y probablemente tampoco necesitemos.

Pero no olvidemos que el Gobierno con esta Ley no garantiza el 100% de la financiación, pública, estable e independiente, ¿qué ocurrirá cuándo los porcentajes sobre los ingresos de los operadores de telecos y de las televisiones privadas no sean suficientes para cubrir el presupuesto?, … pues que el Anteproyecto de Ley tiene que recoger que el Estado se hace responsable y completa el presupuesto de RTVE, haciendo de esta manera realidad la independencia económica y el fortaleciendo del servicio público que la radiotelevisión estatal tiene que prestar a toda la comunidad. Esta es la principal enmienda que tiene que recibir la propuesta del Gobierno.

Manuel Gómez Sotero

Extrabajador de TVE y afiliado a CGT

Categorías Documento Público: 
Año: 
2009
OPINIÓN. TVE SIN PUBLICIDAD | Sección sindical de CGT en RTVE

Error

El sitio web encontró un error inesperado. Vuelva a intentarlo más tarde.